Página principal


Estás en:

Otros temas de
esta sección:
Modelos de planificación
Modelos de
planificación


Educación física

Educación
física


Educación
musical

_________________

Registrarse
Registrarse
en el sitio

 Libro de visitas


E-mail

Correo


¡Avisanos sobre
errores que encuentres
en el sitio!

____________


 

Proyectos, ideas y actividades

Proyecto: Salas de 4 y 5 años
"10 cuentos para la imaginación"

 

06- Los vestidos de Margarita

Como de costumbre, la mamá de margarita estaba cosiendo un hermoso vestido para su hija. Esta vez era blanco con margaritas bordadas.
Pero, ¡Margarita era tan descuidada con su ropa! Apenas la estrenaba y ya tenía una mancha o, peor todavía, algún agujero. Y cuando se desvestía, la dejaba toda arrugada, hecha un bollo y tirada en el suelo.
La pobre mamá estaba siempre muy ocupada cosiendo, lavando, planchando, remendando y guardando la ropa de Margarita.
Por eso, cuando la mamá bordaba las flores del nuevo vestido blanco, los viejos observaban con tristeza, desde el placard:
-¡Pobre… tan lindo y tan blanco…! -suspiró el rojo.
-Sí, no sabe lo que le espera -continuó el de cuadritos desde su percha.
-Con una dueña como Margarita, ¡qué poco dura eso de ser "nuevo"! -se quejó el de rayitas.
-Es verdad, después de un día de uso, ya somos "viejos" -se lamentó el de los lunares azules.
-Y si no, mírenme a mí -continuó esta vez el amarillo muy enojado- el primer día, nomás, ya me enganchó en un clavo. ¡Observen qué feo zurcido me quedó eh la parte de atrás!
Entonces habló una de las prendas más importantes del vestuario de Margarita: el tapado verde con cuello de piel.
-Yo ya estoy harto de que me arranquen los botones, de que no me cuelgue en la percha y de todas estas manchas pegajosas de caramelo y chocolate. Creo que deberíamos hacer algo. Hay que darle una lección a esa niña descuidada.
-Sí, no es justo que ese hermoso vestido blanco sufra todas estas cosas -dijo tímidamente uno de seda rosa que había estado escuchando desde un rincón y que tenía una horrible mancha en un costado.
-Estoy de acuerdo, pero, ¿qué podemos hacer? -preguntó el de terciopelo con la manga descocida.
Y después de un largo rato de discusión, quedó convenido que esa misma noche hablarían con su dueña.
Y así fue: cuando Margarita se acostó, todos salieron del placard, rodearon su cama y, uno a uno, se quejaron de de los malos tratos recibidos. Cuando terminaron, volvieron a sus perchas y Margarita se durmió.
Pero al día siguiente, cuando tomaba el desayuno, Margarita vio el vestido que su mamá estaba bordando y dijo:
-¡Qué bonito está quedando! ¡Es precioso! Y, ¿sabés una cosa, mamá? A éste lo voy a cuidar mucho, mucho… A toda mi ropa la voy a cuidar mucho.
La mamá quedó asombrada por la repentina decisión de su hija y, antes de que pudiese preguntar nada, Margarita siguió diciendo:
-Anoche tuve una pesadilla espantosa, pero ahora no te la puedo contar porque se me hace tarde para ir a la escuela.
Le dio un beso grandote, grandote, y se fue.
Y si los vestidos saben sonreír, digamos que todos sonrieron aliviados desde sus perchas.
Y la mamá, satisfecha y sonriendo más que todos juntos, se sentó a terminar el bordado de esas flores que, como su hija, se llamaban "margaritas".

BARTHE, Raquel Marta.

Actividades:


Unidad didáctica: "Los vestidos"

Preguntas de motivación:

- ¿Qué hacía la mamá de Margarita?
- ¿Qué pensaban, de Margarita, sus vestidos?
- ¿Qué planearon los vestidos?
- ¿Qué dijo Margarita sobre su nuevo vestido?
- ¿Cómo reaccionaron los vestidos de Margarita, ante su decisión?

Consignas:

Sala de 4 años: - Seleccionar material para