Página principal


Estás en:
Otros temas de
esta sección:



Derechos
internacionales
del niño


Recetas
¡A cocinar!


Enlaces


Galería
de arte


Fechas patrias
y celebraciones

_____________


Registrarse


Correo

 

 


Para la seño...

En esta sección incluimos algunos textos que, si bien no son para utilizar en las salas, nos enriquecen con su enseñanza, su calidez o propiciando un momento de reflexión.

¡Que los disfrutes!

Cuentos (cortos) con mensaje,
frases, dichos...

Personalidad...

Las reglas del juego son las siguientes:

Ventana 1: Lo que yo veo, tú lo ves.
Ventana 2: Lo que yo veo, tú no lo ves.
Ventana 3: Lo que tú ves, yo no lo veo.
Ventana 4: Lo que tú no has visto y lo que yo aún no he podido ver.

Este juego sirve para fortalecer nuestro autoconocimiento y saber cómo es percibida nuestra persona en otros.

Lo que se ve en la primera ventana es nuestro ser social. Los comportamientos que tenemos controlados y que están a la vista de todos, la forma en que nos proyectamos conscientemente ante el otro y que nos reafirma en lo que suponemos ser.
Ej: Soy el futbolista de la escuela, por tanto me visto como futbolista, y converso con fluidez sobre futbol.

Lo que hay en la ventana número dos es lo que casi siempre ocupa nuestro pensamiento y nuestras preocupaciones. Nuestro baúl de los secretos, la caverna de nuestra personalidad oculta. No permitimos que los demás vean este baúl porque podría perjudicar nuestra imagen o autoconcepto.
Ej: Estoy en el equipo, pero sinceramente lo hago nadamás para pertenecer a un grupo y ni le echo ganas. De hecho ni me gusta tanto el futbol...

Lo que está en la ventana 3 es lo más difícil de explicar. La ventana ciega, el punto de nuestra personalidad que no podemos ver, y que todos los demás sí pueden. Es muy complicado lidiar con esto porque nos parece inconcebible que un externo nos venga a enseñar quién somos.
Ej: Luis se cree muy popular en el equipo de futbol pero todos se juntan con él porque tiene coche y los lleva a su casa terminando la práctica.

La ventana 4, la que pasamos sin mirar todo el tiempo, es la ventana oculta. En ella suceden todo tipo de elucubraciones psicológicas que a futuro vienen a definirnos más que las 3 anteriores. Si nosotros no lo vemos y los demás tampoco, no significa que no exista.
Ej: Luis tiene necesidad de pertenecer a un grupo social debido a su falta de contacto fraterno con sus hermanos y todos los refuerzos positivos que ha recibido de su madre al mencionar que tiene amigos.

En Cascarón de papel y letras- http://marioescribeasi.blogspot.com/

Los cien lenguajes de los niños (enviado por Sonia Ucelo)

(Gracias, Sonia!)

El niño
está hecho de cien.
EL niño tiene cien lenguas
cien manos
cien pensamientos
cien maneras de pensar
de jugar y de hablar
cien siempre cien
maneras de escuchar
de sorprenderse de amar
cien alegrías
para cantar y entender
cien mundos
que descubrir
cien mundos
que inventar
cien mundos
que soñar.
EL niño tiene
cien lenguas
(y además de cien cien cien)
pero le roban noventa y nueve.
La escuela y la cultura
le separan la cabeza del cuerpo.
Le dicen:
de pensar sin manos
de actuar sin cabeza
de escuchar y no hablar
de entender sin alegría
de amar y sorprenderse
sólo en Pascua y en Navidad.
Le dicen:
que descubra el mundo que ya existe
y de cien le roban noventa y nueve.
Le dicen:
que descubra el mundo uqe ya existe
y de cien le roban noventa y nueve.
Le dicen:
que el juego y el trabajo
la realidad y la fantasía
la ciencia y la imaginación
el cielo y la tierra
la razón y els ueño
son cosas que no van juntas
Y le dicen
que el cien no existe
El niño dice:
"en cambio el cien existe".

Loris Malaguzzi

He aprendido que logro la felicidad cuando otros la tienen.
(enviado por María Paz)

 


"Vive de tal manera que cuando tus hijos piensen en justicia, cariño, amor e integridad, piensen en ti."

"Lo que un niño necesita no son grandes respuestas, sino un corazon que lo ame, un oido que lo escuche y alguien que lo qnime a seguir."

(Gracias, "moni_tomi"!)

Educas cuando...
Suscitas convicciones personales,
no cuando impones tus convicciones.
Propones valores que motivan,
no cuando impone conductas.
Enseñas a caminar,
no cuando impones caminos.
Despiertas el coraje de ser libres,
no cuando impones el sometimiento.
Fomentas la capacidad de pensar,
no cuando impones tus ideas.
Liberas el amor que acerca y comunica,
no cuando impones el temor que aisla.
Respetas la originalidad,
no cuando impones uniformidad.
Enseñas a buscar la verdad honestamente,
no cuando la impones.
Formas personas responsables,
no cuando impones disciplinas.
Ganas el respeto,
no cuando lo impones autoritariamente.
Estimulas la participación,
no cuando impones el miedo que paraliza.
Muestras el sentido de la vida,
no cuando impones información de memoria.
Educas cuando con tu vida haces presente a Dios.

TODO LO QUE REALMENTE NECESITABA SABER...
LO APRENDI EN EL JARDIN DE INFANTES
(Extraido de “All really need to know I learned in kindergarten” de Robert Fulghum)


Todo lo que realmente necesitaba saber acerca de cómo vivir, que hacer y cómo ser lo aprendí en el jardín de infantes.
La sabiduría no estaba en la cima de la montaña de la carrera educativa, sino allí, en el arenero del jardín.
Estas son las cosas que aprendí:
* a compartirlo todo.
* a jugar limpio,
* a no herir a los demás,
* a no pegar a los demás,
* a limpiar la propia suciedad,
* a colocar las cosas, una vez usadas, en el lugar donde habían sido halladas,
* a no quedarse con las cosas que no son propias,
* a disculparse cuando lastimas a alguien,
* a "tirar la cadena",
* a lavarse las manos antes de comer,
* a comer galletas tibias y a beber leche fresca porque son buenas para la salud.
* a vivir una vida balanceada: aprender y pensar, dibujar y pintar, cantar y bailar, jugar y trabajar un poco todos los días.
* a salir al mundo fijándose en el tráfico, tomándose de las manos con otros y manteniéndose juntos.
* a estar alerta a los milagros. Recordemos a las pequeñas semillitas en el frasco, las raíces crecían hacia abajo y la planta hacia arriba, nadie sabe verdaderamente como, o por qué ... y nosotros somos como ella.

Todo lo que necesitaba saber está allí en algún lado. La regla de oro, el amor y la higiene básica. La ecología, la política, la igualdad y la vida sana.

Toma cualquiera de estos puntos y exprésalo con palabras sofisticadas.
Ahora aplícalo a tu vida familiar, tu trabajo, a tu gobierno o a tu mundo, y verás cómo se mantiene verdadero, claro y firme.

Imagínate cuanto mejor sería el mundo si todos comiéramos galletitas con leche a las tres de la tarde para luego acostarnos a dormir una siesta. O si todos los gobiernos tuvieran como política básica el siempre devolver cada cosa a su lugar y limpiar su propio enchastre

Y sigue siendo cierto, no importa la edad que tengas, que cuando salís al mundo, lo mejor es tomarte de la mano con otros y mantenerte unido.-



"Feliz de ti,
si no te sientes dueño de tus alumnos,
sino su servidor;
si no te sientes dueño de la verdad,
sino su buscador y peregrino;
si estás siempre abierto y dispuesto
a crecer aprendiendo lo nuevo".

De René J. Trossero en "Bienaventuranzas de los docentes", Bs. As., Ed. Bonum, 1990

Para no olvidarse:

"De entre nosotros, sólo serán auténticamente felices aquellos que hayan buscado
y encontrado cómo servir".
Albert Schweitzer

"La comodidad empieza como tu sirviente y acaba como tu dueña".
Kahlil Gibran

"La felicidad está en hacer lo tuyo (...) y esforzarte porque quieres, no por obligación".

"No es lo que haces, sino cómo lo haces".

"Siempre hay elección: "¿Qué es lo que no estoy dispuesto a hacer?" Cuando te dices
"lo haré, cueste lo que cueste" es cuando la vida empieza a ayudarte".
Andrew Mattews, en Sigue los dictados de tu corazón

"Dios no bajará de la nube para decirte "ahora tienes mi permiso para triunfar" Eres tú quien has de concederte ese permiso".
Andrew Mattews, en Sigue los dictados de tu corazón.



Fábula de la tortuga y la liebre (versión mejorada........y actualizada).


¿Recuerdas la fábula?
Una tortuga y una liebre siempre discutían sobre quién era más rápida.
Para dirimir el argumento, decidieron correr una carrera. Eligieron una ruta y comenzaron la competencia. La liebre arrancó a toda velocidad y corrió enérgicamente durante algún tiempo.
Luego, al ver que llevaba mucha ventaja, decidió sentarse bajo un árbol para descansar un rato, recuperar fuerzas y luego continuar su marcha.
Pero pronto se durmió. La tortuga, que andaba con paso lento, la alcanzó, la superó y terminó primera, declarándose vencedora indiscutible.

Moraleja: Los lentos y estables ganan la carrera.

Pero la historia no termina aquí: La liebre, decepcionada tras haber perdido, hizo un examen de conciencia y reconoció sus errores. Descubrió que había perdido la carrera por ser presumida y descuidada. Si no hubiera dado tantas cosas por supuestas, nunca la habrían vencido.
Entonces, desafió a la tortuga a una nueva competencia. Esta vez, la liebre corrió de principio a fin y su triunfo fue evidente.

Moraleja: Los rápidos y tenaces vencen a los lentos y estables.

Pero la historia tampoco termina aquí: Tras ser derrotada, la tortuga reflexionó detenidamente y llegó a la conclusión de que no había forma de ganarle a la liebre en velocidad. Como estaba planteada la carrera, ella siempre perdería. Por eso, desafió nuevamente a la liebre, pero propuso correr sobre una ruta ligeramente diferente. La liebre aceptó y corrió a toda velocidad, hasta que se encontró en su camino con un ancho río.
Mientras la liebre, que no sabía nadar, se preguntaba "¿qué hago ahora?", la tortuga nadó hasta la otra orilla, continuó a su paso y terminó en primer lugar.

Moraleja: Quienes identifican su ventaja competitiva (saber nadar) y cambian el entorno para aprovecharla, llegan primeros.

¡Pero la historia tampoco termina aquí!: El tiempo pasó y tanto compartieron la liebre y la tortuga, que terminaron haciéndose buenas amigas. Ambas reconocieron que eran buenas competidoras y decidieron repetir la última carrera, pero esta vez corriendo en equipo. En la primera parte, la liebre cargó a la tortuga hasta llegar al río. Allí, la tortuga atravesó el río con la liebre sobre su caparazón y, sobre la orilla de enfrente, la liebre cargó nuevamente a la tortuga hasta la meta. Como alcanzaron la línea de llegada en un tiempo récord, sintieron una mayor satisfacción que aquella que habían experimentado en sus logros individuales.

Moraleja: Es bueno ser individualmente brillante y tener fuertes capacidades personales. Pero, a menos que seamos capaces de trabajar con otras personas y potenciar recíprocamente las habilidades de cada uno, no seremos completamente efectivos. Siempre existirán situaciones para las cuales no estamos preparados y que otras personas pueden enfrentar mejor.

La liebre y la tortuga también aprendieron otra lección vital: cuando dejamos de competir contra un rival y comenzamos a competir contra una situación, complementamos capacidades, compensamos defectos, potenciamos nuestros recursos...¡y obtenemos mejores resultados!


(Fuente: Desconocida- Publicada en varios sitios de Internet)

(Enviado por María Elena.)

El naufragio

El único sobreviviente de un naufragio fue visto sobre una pequeña e inhabitada isla. El estaba orando fervientemente, pidiendo a Dios que lo rescatara, y todos los días revisaba el horizonte buscando ayuda, pero esta nunca llegaba.
Cansado, eventualmente empezó a construir una pequeña cabañita para protegerse, y proteger sus pocas posesiones. Pero entonces un día, después de andar buscando comida, el regreso y encontró la pequeña choza en llamas, el humo subía hacia el cielo. Lo peor que había pasado, es que todas las cosas las había perdido.
El estaba confundido y enojado con Dios y llorando le decía: "¿Cómo pudiste hacerme esto?" Y se quedo dormido sobre la arena.
Temprano de la mañana del siguiente día, el escuchó asombrado el sonido de un barco que se acercaba a la isla. Venían a rescatarlo, y él les preguntó, ¿Cómo sabían que yo estaba aquí? Y sus rescatadores le contestaron, Vimos las señales de humo que nos hiciste.

Es fácil enojarse cuando las cosas van mal, pero no debemos de perder el corazón, porque Dios esta trabajando en nuestras vidas, en medio de las penas y el sufrimiento.

Recuerda la próxima vez que tu pequeña choza se queme.... puede ser simplemente una señal de humo que surge de la GRACIA de Dios. Por todas las cosas negativas que nos pasan, debemos decirnos a nosotros mismos, DIOS TIENE UNA RESPUESTA POSITIVA A ESTO.

(Enviado por María Elena.)



Cartas que los niños le escriben a Dios:

Querido Dios,
Yo pensaba que el naranja no pegaba con el lila hasta que vi un atardecer, cuando se ponía el sol, que hiciste el Martes... ¡Fue espectacular!
Eugenia
-----------------------------
Querido Dios,
De verdad que Tú querías que así fuera la jirafa, o fue un accidente?
Norma
-------------------------------
Querido Dios,
En vez de permitir que las personas se mueran y tener que hacer otras nuevas ¿ por qué no te quedas con las que tienes ahora?
Juana
----------------------------
Querido Dios,
Quién dibuja las líneas alrededor de los países?
Nancy
----------------------------
Querido Dios,
Fui a ver un casamiento y lo novios se besaron dentro de la iglesia. ¿Hay algún problema con eso?
Neil
-----------------------
Querido Dios,
Gracias por mi hermanito, pero yo oré mucho por un perrito.
Joyce
--------------------
Querido Dios,
Llovió el tiempo todo durante nuestras vacaciones y mi papá estaba muy enojado. Él dijo algunas cosas sobre Ti, que las personas no deberían decir, pero yo espero que Tú no vayas a golpearlo.
Tu amigo (pero no puedo decir quien soy).
-----------------------------
Querido Dios,
Por favor, mandame un poney. Yo nunca te pedí nada antes, Puedes revisar tu archivo.
Bruno
--------------------------------
Querido Dios,
Quiero ser igualito a mi padre cuando sea grande, pero no con tanto cabello en el cuerpo.
Samuel
------------------------------
Querido Dios,
Seguro que es muy difícil para Ti amar a todas las personas en el mundo. En mi familia hay sólo cuatro personas y nunca lo logro...
Nan
------------------------------
Querido Dios,
Si me miras a mí en la iglesia, este Domingo, te voy enseñar mis zapatos nuevos.
Miguel
----------------------------
Querido Dios,
Leí que Thomas Edison inventó la luz. Pero en la iglesia nos enseñaron que fuiste Tú. A mi me parece que ese tipo te robó la idea. Atentamente,
Diana
-----------------------------
Querido Dios,
Quizá Cain y Abel no se hubieran matado, si cada uno tenía su propio cuarto. Esto funciona con mi hermano.
Eduardo
------------------------------
(Enviado por María Elena.)

... Y nos escribió Camila, que también tiene algo para decirle:

Querido Dios:
Creo que sos lo mas bueno de todo el mundo ya que distes la vida por nosotros .... sos muy bueno y te digo que yo ya estoy en ¡CONFIRMACIÓN ! me gusta hablar de vos y de las cosas que haces por nosotros ¡TE QUIERO MUCHO !!
Camila.

 

Búsqueda personalizada

 

Envianos tu cuento o frase para esta sección!